Técnicas para descrubrir el talento y liberar el potencial humano

Había un reino sucedía algo muy extraño, al nacer cada niño lo hacía con una pequeña semilla,
esa semilla crecía y se desarrollaba a la par del chico hasta que se convertía en una planta.
Nadie entendía por qué cada niño nacía con esa semilla que se convertía en una planta, al principio
pensaron que debía ser algo muy importante por algo todos nacían con esa semilla al igual que todos
nacían con dos brazos, una boca, dos ojos, una nariz, etc.

Entonces alguien en el reino dijo: “reguemos esa semilla, pongámosla en un jardín y esperemos
que fortalezca a ver qué flor o que fruto le da a cada uno” ya que cada planta era distinta.

Un hombre lo calló y repuso: “no podemos arriesgarnos y si un viento quiebra la planta? Y si
alguien pisa o se roba nuestra planta, quizás hasta nuestra vida dependa de ello, quizás nuestra
felicidad dependa de esa planta… mejor escondamos esa planta, protejámosla para que nada le suceda”

El hombre los llamó locos ¿cómo van a sepultar una planta? Y entonces lo desterraron del reino.
La gente sepultó la planta en un agujero en el fondo de sus casas, como una especia de cueva, y
continuaron con sus vidas.
Un día comenzaron a quejarse del trabajo que hacían, a perder la alegría, la pasión, el entusiasmo,
no murieron pero parecían muertos en vida.
Cuando fueron a ver, las plantas se habían secado. No florecían y no daban frutos.

Un día fueron a buscar al hombre que habían desterrado. El estaba en una montaña, había pintado
cuadros, y todos le preguntaron: “¿Que son esas cosas tan maravillosas que parecen paisajes?”.
“Son cuadros” -respondió el hombre. “¿Y cómo los hiciste?” «Un día la planta que tengo en el jardín
de tanto regarla y cuidarla, dio un fruto y ahí aprendí a pintar».

Uno de los niños vio una guitarra apoyada en una mesa y le preguntó; “¿Qué es eso?”
“Es una guitarra, un instrumento para tocar música.” “¿Qué es la música preguntaron todos?”
“Déjenme que les enseñe”. Entonces el hombre comenzó a tocar la guitarra y la música surgió de ella
maravillando a todos.
“¿Y cómo lograste eso?”
“Ese fruto dio una semilla y esa semilla yo la sembré, la regué y dio otra planta y otro fruto más
y ahí aprendí a tocar la guitarra.” “¿Y no tienes miedo que esa planta sea arrebatada, o un viento
la quiebre o la helada la marchite?” “Yo sé perfectamente que un día el viento, el agua o la helada
matarán a mi planta, pero si la sepulto viviré una vida vacía, sin pasión, sin alegría.”

Esa semilla con la que todos nacemos es nuestro talento. Y qué hacemos con nuestro talento:
lo sepultamos, por miedo y vergüenza. Le fijamos límites imaginarios a nuestro potencial y nunca
desarrollamos ese don innato que nos conduciría a una calidad de vida mucho mejor y a lo que
realmente marcaría la diferencia…

¿Qué es el talento?

  • La actividad que mejor realizamos
  • La que más satisfacción nos generan los resultados que arroja
  • La que más nos gusta hacer
  • La actividad por la cual somos reconocidos o halagados
  • La que extrañamos cuando no la realizamos por algún periodo de tiempo
  • La que hacemos ni bien tenemos un rato libre

Cómo descubro mi talento

Quizás creas que no tienes ningún talento. ¿Tienes una novia o novio?

Hay cientos de miles de personas con más dinero que tú, más lindos que tú, con más gracia,
más inteligencia, mejor empleo, mejor cuerpo…

Pregúntales:

  • ¿Qué vio tu pareja en ti?
  • ¿Por qué te eligió a ti en lugar de a otros?

Pregúntales a tus amigos:

  • ¿por qué son tus amigos?
  • ¿por qué no te dejan de hablar?
  • ¿por qué te quieren?

Quizás haya algo en ti que tú no estás viendo pero que los demás sí. Busca a alguien talentoso y
pregúntate:

  • ¿qué tiene diferente a ti?
  • ¿qué hace esa persona que tú no estás haciendo?

6 claves para encontrar mi talento

1. Elimina el miedo:

La gente cree que si se dedica a lo que el gusta fracasará. Esto no es cierto, por el contrario
tienes más posibilidades de tener éxito si te dedicas a lo que te gusta que si te dedicas
a lo que no te gusta.

2. Encuentra el equilibrio:

Si un trabajo te resulta muy fácil, te aburre, si es muy difícil te frustra.

Equilibrio entre el desafío y la destreza. ¿Qué cosas haces sin pensar y pierdes la noción del tiempo?

3. Tema principal:

¿Qué tema te encanta hablar o escuchar hablar, que conversación sientes que debes meterte o
que siempre tienes algo que aportar?

4. 10 mil horas:

1o mil horas hacen al maestro, la práctica es fundamental.

5. Deja de esperar que el talento aparezca solo:

Nunca sabrás si eres buen pianista a menos que comiences a tocar el piano. Investiga, prueba, date
tiempo y nunca te rindas.

6. Alerta

Si sientes que no tienes ningún talento, puedo que no estés prestando atención a tus logros menores.

Cómo potenciamos para lograr las cosas que queremos

Existe un lugar en nuestra mente que es el Taller de la imaginación donde se elaboran los planes que conducen:

  • Del deseo al logro
  • Abstracto a lo concreto

Desencadenar mi potencial

Creer en mí

Dejar de subvalorar nuestros talentos

Hacer lo que represente un desafío

Si encuentras algo que te apasione hasta el punto de que te acuestes sin saber resolverlo y
luego te despiertes por la noche porque diste con la solución eso es lo que hará que tu potencial
se desencadene.

Imaginar un día perfecto

  • ¿Con quién estás?
  • ¿Qué trabajo tienes?
  • ¿En dónde vives?
  • ¿Qué cosas estás haciendo durante el día?

Buscando maestros

Para desencadenar mi potencial, es casi imprescindible encontrar un maestro, hay muchas personas
que ya hicieron lo que tú quieres hacer.

Los maestros están en todos lados, solo debes encontrarlos.

Preguntar, pedirle que te enseñe, pagar para que te enseñe

La mayoría de los grandes líderes fueron seguidores inteligentes.