fbpx
was successfully added to your cart.

Carrito

El hecho de que existan personas que no puedan ser contenidas por ninguna adversidad del destino nos muestra la enorme fuerza de la actitud mental positiva, este tipo de personas que se rigen bajo esta fortaleza siempre van al frente tomando lo que desean sin pedirle permiso a lo que otros llaman destino, esto significa que crean su propio destino en lugar de esperar que este les llegue. Y además de esto mantienen sus valores bien en alto, y son la fuente de inspiración y manual de su comportamiento, su éxito no se logra traicionando sus principios. No mienten en el proceso, no traman, ni adulan, ni buscan adaptar sus velas para atrapar la brisa del favor popular. Aun así, siempre están alertas y vivos ante cualquier oportunidad que pueda surgir en el camino, y cuando llega el momento, simplemente se lo apropian como si siempre les hubiese pertenecido, y en realidad así es, las oportunidades no tienen dueños, están allí presentes para que el que las pueda ver y dispuestas para aquel que las quiera tomar.

La actitud mental positiva acompaña al éxito, no sabes si este va a ser el mejor o el peor día de tu vida, por eso es mejor encararlo con la mejor actitud, cuando sales cada día, no sabes con certeza lo que te deparará la vida, si resulta que te llegan noticias maravillosas estarás con la predisposición correcta para asimilarlas y por lo contrario si las que llegan son malas noticias estarás con la predisposición correcta para enfrentarlas. La mala actitud no te deja disfrutar de lo bueno ni superar lo desfavorable. Esto no es un cliché ni una frase hecha, es una realidad, suena desgastado y quizás algo estúpido para el nihilista, pero es de lo más racional.

Nunca pierdas un solo minuto en pensar en tus enemigos, no te preocupes por la gente que no te entiende y no te enfoques en aquellas cosas que no te gustan, eso es una idiotez. Intenta establecer con firmeza en tu mente lo que te gustaría hacer, y luego, avanzarás sin notarlo directamente hacia la meta. Y es en vano idear la manera de cómo destruir a tus enemigos, ellos se destruyen solos.

Cuando tenemos miedo ante un peligro real estamos siendo inteligentes tanto mental como emocionalmente, en cambio cuando tenemos miedo a triunfar a intentarlo, al ridículo al fracaso, estamos temiendo cosas que no nos provocarán ningún daño real, durante estos ejercicios de miedo nuestro juicio es muy poco confiable y optaremos por desistir a cosas en las que tenemos todo por ganar y nada que perder más que la burla de un ignorante o un fracasado.

Si mantienes en tu mente las ideas de lo que te gustaría hacer, ser o tener, sin darte cuenta, te encontrarás inconscientemente aprovechando las oportunidades que se requieren para cumplir ese deseo. Imagina en tu mente a la persona exitosa que deseas ser, si lo piensas todo el día te convencerás de ello, si te convences de ello efectuarás acciones acordes a ese pensamiento y las acciones se convertirán en hábitos que te transformarán cada hora en ese individuo en particular que quieres llegar a ser.

Como ves, pensar está antes que ser y ser está antes que tener. Por ejemplo:

Queremos tener amigos, así que seguimos a personas fuertes, independientes y carismáticas y nos mantenemos en la búsqueda de gente que cumpla ciertos requisitos con la esperanza de poder unirnos a ellos. Pero la única forma de conseguir amigos es ser uno primero. Y antes de que seas apto para la amistad, debes poder prescindir de ella. Es decir, debes tener la suficiente autosuficiencia para cuidarte, y luego, con el excedente de energía puedes hacer algo por los demás. En resumidas cuentas, primero tengo que pensar, estructurar mis pensamientos, evaluar los principios por los que me voy a regir, eso lo venimos haciendo prácticamente desde que nacemos, y ha generado nuestra conducta y por ende nuestra personalidad, que eso sería: ser. Y recién cuando soy puedo tener. La personalidad y el carácter son el resultado de dos cosas: la actitud mental y la forma en que invertimos nuestro tiempo. Aquello en lo que pensamos y hacemos es lo que nos hace lo que somos.

Al aferrarte a las fuerzas del universo, eres fuerte con ellas. Y cuando te das cuenta de esto, todo lo demás es sencillo. Las fuerzas del universo dictan que voy a atraer lo que semejante o complementario a mí. Por lo tanto, en el canal en el que yo vibre será el equivalente a lo que atraiga, esto es muy sencillo de observar. Fíjate que los deportistas, por lo general se juntan con deportistas, los millonarios con otros millonarios, incluso los delincuentes se juntan con otros delincuentes. Por una actitud mental equivocada, hemos puesto en marcha un tren de eventos que termina en desastre. Las personas que mueren en la mediana edad por enfermedad, casi sin excepción, son aquellas que se han estado preparando para la muerte. La condición trágica aguda es simplemente el resultado de un estado mental crónico, la culminación de una serie de eventos.

nicoquindt

Author nicoquindt

More posts by nicoquindt

Leave a Reply